lunes, 10 de diciembre de 2012

Primordia - Review

He acabado Primordia y mis sentimientos son encontrados. Por un lado una gran historia con mucho potencial sumada a unos gráficos hermosos, por otro, cosas en el diseño que no me terminaron de convencer e hicieron que mi experiencia no fuera lo que pensé que iba a ser.


Como les decía, Primordia tiene unos gráficos maravillosos a los que, con las opciones adecuadas, se les puede sacar el máximo. Pero al ser un mundo desconocido, me encontré con que en la primer pasada me perdía algunos hotspots. Por ejemplo, las escotillas del UNNIIC. Una vez que nos adentramos en las dunas o en Metropol, podemos distinguir la calidad de las sprites y los fondos que posee este juego. Sin embargo, la sprite principal, la de Horatio, la encontré un poco torpe. Aunque esto se lo atribuyo a que se trata de un robot y no de un humano, como estamos acostumbrados.

Lo primero que me atrajo de este juego fue su historia y la verdad que la idea es buena y atrapante, pero creo que no se desarrolló muy bien. Mi esperanza era quedarme con una historia fantástica que recordar, sin embargo me quedé con una historia no muy bien explotada, y eso me desanimó un poco. A partir de la primera hora o media hora el pasado de nuestro personaje ya se hace predecible, lo que le quita un poco de impacto a toda la historia en general.


Si bien la historia me dejó un poco decepcionado, sus personajes no lo hicieron. Primordia está repleto de personajes memorables con voces que no solo les quedan muy bien si no que están muy bien actuadas. Aunque a los que no hablamos inglés nativo se nos pueda hacer un poco difícil entender a algunos de ellos por su acento robótico. Entre los personajes más memorables se encuentra, por supuesto, nuestro fiel compañero Crispin. Y es que este pequeño robotito se roba el show con sus chistes malos, su sarcasmo y sus pequeñas ayudas aquí y allá.

También Crispin le aporta otra dimensión a los puzzles, algo que siempre es de agradecer y de alentar en los juegos de AGS (cada vez que se presionan los limites del motor yo me pongo feliz). Y no lo digo solo por Crispin, que esa modalidad ya ha sido utilizada de una u otra forma en otros juegos, si no por muchos detalles. Por ejemplo, el hecho de haber creado una ciudad viva (aunque de unas pocas calles) y con gran dinamismo en Metropol, algo que realmente me sorprendió y habla muy bien de las habilidades del programador.


Llegamos a la parte de los puzzles, algo que parece ser decisivo para algunos aventureros. Mi opinión es que en Primordia hay sencillamente de todo. De los puzzles que más me molestaron por su ridiculez a algunos de los que me dejaron muy contentos de haber resuelto por su lógica. Lamentablemente no carece de pixel hunts dignos del infame "Prisoner of Ice", algo que realmente me molesta porque no se han podido eliminar después de tantos años de Aventura Gráfica. Al principio mi experiencia con el juego fue bastante frustrante, los primeros puzzles me resultaron bastante ridículos. Me dio la impresión de que el diseñador espera que encontremos algunas soluciones sin darnos la información suficiente porque en su cabeza esas soluciones tienen sentido. Muchas veces tenía la impresión de que estaba haciendo las cosas porque estaban ahí y no por que había una razón para hacerlas. De todas formas, a medida que me adentraba más en el mundo me fui adaptando mejor y ya no me frustré tanto. Quizás los puzzles mejoraron o yo le agarré la mano a su ritmo y lógica.

En resumen, una historia que promete pero no logra desarrollarse a un buen nivel, sumado a unos puzzles que podrían haberse desarrollado mejor y mis altas esperanzas depositadas en él, lo convirtieron en una experiencia menos disfrutable de lo que esperaba. Primordia es un juego que recomiendo, porque tiene muchas cosas buenas, simplemente no logró colmar mis expectativas.
Un consejo, presten mucha atención al jugarlo y observen todo, como en cualquier aventura gráfica estas cosas los ayudarán mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario